Esta semana hemos disfrutado con la crónica del maratón de Barcelona terminado, con una gran marca, por el papá de Carla y Jara.
Una buena ocasión para enseñar y aprender a disfrutar de los logros de los demás.
Nos hemos puesto la medalla de finisher y hemos mirado orgullosos su diploma.
Porque no seremos plenamente felices con nuestros éxitos, si no disfrutamos con los ajenos; porque no hace falta ver la tele, ni leer el periódico para encontrar deportistas a los que admirar; porque las mejores lecciones no se explican con palabras…¡Gracias por compartirlo con nosotros!
Solo un «pero» , que quizás nuestro alumnado empiece a pensar que, para un corredor popular,terminar un maratón en 3 horas es algo normal.
¡Enhorabuena!